Whitney

Can I be me

El talento, esa habilidad que tenemos para desempeñar ciertas actividades, a veces está en un nivel más elevado y es un don. Whitney Houston tenía el don de la voz. Alcanzaba notas indescriptibles y era capaz de hacerte vibrar con su música pop con el R&B o con el gospel.

Era una mujer que aparentemente lo tenía todo y sin embargo, en el fondo, era una niña triste e insegura que lo único que buscaba era amar y ser amada.

Este documental de Netflix -que es absolutamente recomendable- revela a una Whitney Houston distinta a la que uno recuerda, porque la figura pública y el ser humano no tienen mucho en común.

Descubrir a esta mujer, con ese don, con esa enorme capacidad vocal y responsable de los suyos en términos económicos, nos hace pensar en todas las estrellas que han enfrentado lo mismo… llegando a olvidarse de lo que en primera instancia los llevó a los escenarios: su talento. Ese amor por lo que hacemos, esa pasión y esa dedicación es lo que tarde o temprano nos coloca en el lugar que deseamos, ya sea el Spotlight o una mejor posición en nuestros empleos. Y creo que lo importante es recordar o tener muy presente, que somos un vehículo para cosas más grandes. Somos una pieza del engranaje y necesitamos cuidarnos bien, amarnos por sobre todas las cosas y rodearnos de personas que nos amen desinteresadamente, porque ellos serán nuestro apoyo en momentos de crisis.

El talento per se, no funciona sin dirección, sin saber a dónde queremos llegar y Whitney Houston es -desafortunadamente- una prueba de ello. Perdió la vida a los 46 años y dejó un gran vacío en la música.

 

The Story of Diana

The Story of DianaHablar de Lady Di Spencer, de la Princesa de Gales o de la Princesa del Pueblo, es hablar de la primera influencer que existió en todo el sentido de la palabra.

Este documental de Netflix, realizado por la revista People es simplemente estupendo, tiene un punto de vista objetivo sobre las situaciones a las que se enfrentó la princesa y sobre todo, destaca la enorme capacidad que tenía para optimizar a los medios y llevarlos a lugares donde la ayuda y el ojo público eran necesarios. Algo que definitivamente es lo que debe dar nombre a un verdadero influencer.

Tal como lo cita el documental, después de ella, Angelina Jolie e incluso Bono, descubrieron cómo hacer el bien a partir de su fama. Ser una celebridad es un compromiso que va más allá de las luces y el reconocimiento, es ser capaz de inspirar y ayudar con las herramientas que tienes a la mano.

Para los mayores de 35 años, es una forma de recordar el cuento de hadas que terminó en tragedia. Para los menores de esa edad, será descubrir la belleza interior y exterior de una de las mujeres más importantes del Siglo XX.