Lo que nadie te dice sobre ser freelance.

Contabilidad.

Yo sé… el concepto nada más de pensarlo ya da dolor de cabeza.  Así que sugiero que te tomes una pastilla para el dolor y empieces a entender los conceptos básicos. Tus ingresos dependen de ello.

Si puedes pagar los servicios de un contador está perfecto. Pero que eso no sea pretexto para no saber cómo se hacen las cosas y darle seguimiento a todo lo que haga tu contador. Y si no te queda claro algo, que te lo explique, eso forma parte de su trabajo.

Si no puedes pagar uno, sugiero que saques una cita en el SAT que te corresponde y empieces a aprender paso a paso lo que debes hacer. El servicio es gratuito y en general los contadores que te atienden ahí son muy gentiles y pacientes.

No es nada sencillo llevar tu propia contabilidad, pero cuando ya has pasado por el trago amargo de pagarle a alguien que lejos de ayudarte te metió en problemas, siempre es mejor estar al frente de la situación.

Pregunta, investiga, acércate a tus colegas que llevan sus números y cuando menos te des cuenta, estarás llevando tu bitácora, tus pagos y tus ingresos.

No tienes que ser un experto, no te angusties, pero no eches en saco roto este tema. Entre más pronto empieces a entender lo que significa emitir un CFDI sellado con tu Firma Electrónica y hacer un recibo complementario, mejor.

Tú dependes de tus recibos de honorarios, así que lo último que te puedes permitir es no poderlos emitir. Sin eso no te pagan y si no cobras, no puedes subsistir. Así que creo que este es un tema relevante ¿no te parece?

Imagen: Google

Contabilidad
Contabilidad