Emiliano Escalante.

Un súper héroe moderno, rodeado de nanopartículas de dióxido de titanio y plata.

 Nombre completo: José Emiliano Escalante Viveros 

Profesión: Mercadólogo y Publicista 

Dónde estudiaste: Centro de diseño, cine y televisión

Foto: cortesía de Emiliano Escalante

Platicar con Emiliano es un viaje de descubrimiento. Es tener la oportunidad de conocer la visión que tiene del mundo, uno de los profesionistas más jóvenes que tenemos en México y confirmar así, que con la mirada siempre en el futuro y los pies bien plantados en el momento presente, está decidido a dar lo mejor de sí mismo.

Apasionado de la vida, Emiliano disfruta cada momento y en medio de varias llamadas y mensajes de trabajo, nos regaló una buena parte de su tiempo para conversar sobre su nuevo proyecto para ayudar en esta pandemia: Nanovirex®

Foto: cortesía de Emiliano Escalante

ST: Vamos a hacer un pequeño viaje en el tiempo, regresemos a tu infancia, todos los niños sueñan con lo que quieren ser de grandes, tú, ¿con qué soñabas Emiliano? ¿A qué jugabas con más frecuencia?

EE: Soñaba muchas cosas, tengo la sensación de haberlo querido ser todo, hubo un tiempo en el que quise ser astronauta, pero no me gustaba la idea de estar sin mi familia.

Mi abuelita materna buscó inculcarme respeto y amor por nuestras fuerzas armadas debido a que mi abuelo fue coronel y venía de un linaje de militares, pero la verdad nunca me agradó la idea de participar en una guerra ya que más temprano que tarde, comprendí que la guerra era foco de muerte y sufrimiento.

Pero hubo uno de entre tantos sueños que tuve al que realmente busqué aferrarme y era el de ser un héroe, soñaba con tener poderes y vivir aventuras para hacer cosas buenas, aunque en el fondo deseaba ese poder para no volver a sentirme vulnerable y débil nunca más.

Recuerdo haber hecho tonterías o haber tomado riesgos por querer contar que había salvado a alguien.

Desde niño buscaba hacer acciones buenas que pudieran acercarme a sentir la gloria y el reconocimiento de salvar el día, debo confesar que me siento satisfecho con mis esfuerzos por que ha habido episodios en mi vida donde realmente he podido conectar con el estado mental del “Héroe” y gracias a esas experiencias he aprendido que todos tenemos la oportunidad de ser héroes de nuestra propia vida. Si somos lo suficientemente desinteresados y entregados, tal vez podamos ser el héroe de alguien más no por la fama ni la fortuna sino porque hacer el bien realmente se siente bien.

Hoy, a mis 25 años, comprendo que los héroes vienen en diferentes tamaños, presentaciones y que cualquier persona que decida levantarse a luchar por una causa, ya sea para ser mejor persona, para dejar de tomar, combatir una enfermedad o enfrentar una situación adversa merece el reconocimiento de ser un héroe.

Post data: Los héroes no pueden ser universales, siempre habrá alguien que no comparta nuestros ideales.

ST: Ahora vamos un poco más adelante, a la adolescencia, ¿quién -o quiénes- eran tus ídolos? ¿Como quién querías ser?

EE: Una de las películas que más influyeron en mí fue la de El Padrino, odio el crimen en todas sus formas, pero siempre me he sentido muy atraído a entender sus sistemas, códigos y formas de pensar, me gusta pensar que es una manera de anticiparse o estudiar posibles movimientos de ese tipo de personas.

Volviendo al tema, El Padrino “ ya sea Michael Corleone o Vito Corleone” me parecieron figuras a la que podía imitar en cierto sentido por ser ambos hombres de negocios.

Después de conocer la historia de los Corleone quise conocer los orígenes de estos personajes y fue así como conocí las historias de a Al Capone, Don Carlo Gambino, Vito Genovese y John Gotti entre otros.

Por otro lado, siempre he sentido admiración por los grandes comandantes de la historia , entre ellos Publio Escipión, Cónsul de Roma, Gengis Kan, Alejandro Magno, Napoleón Bonaparte, Pancho Villa, Emiliano Zapata y Winston Churchil.

Lo que admiro de estos sujetos es la capacidad de dirigir naciones enteras para realizar grandes proezas en los momentos más críticos y duros de su historia.

Ellos forman parte de la inspiración que siento para desarrollar los proyectos en los que trabajo, siempre me ha gustado pensar que la vida es como una guerra estratégica constante.

Por supuesto, nunca dejaré de admirar a Batman, el caballero oscuro. Todos sabemos que es un detective y un vigilante y como él mismo lo dice: Batman es un símbolo por lo que cualquiera puede ser Batman y así representar la noche, el miedo y la justicia.

Siempre he admirado a mis padres por la calidad de seres humanos que son, ambos son personas exitosas, inteligentes y muy fuertes. 

Yo deseo de corazón tener aunque sea la mitad de alguna de sus virtudes. Estoy orgulloso de decir que sin ellos realmente no sería quien hoy soy.

ST: Sé que el trabajo en equipo y el reconocimiento de la labor de tus compañeros es muy importante para ti, ¿Nos cuentas cómo y/o de quién aprendiste esto? 

EE: Mi papá dice que si tienes una persona que es capaz de realizar el 90% de un objetivo y lo prefieres a un equipo que es capaz de realizar el 100%, estás padeciendo un sesgo administrativo.

Pero mis amigos; las personas con las que me he relacionado desde niño, me seguían al principio. Pensé que tenía un don,  pero me di cuenta de que no me seguían por tener una mayor capacidad, al contrario ellos eran más capaces que yo en muchos sentidos, pero me daban por mi lado por esa gran capacidad de relacionarse con las personas teniendo desarrollada una gran inteligencia social desde niños. Cuando me di cuenta de lo que sucedía realmente, agradecí su cariño y comprensión y fue cuando el liderazgo para mí se volvió algo más dinámico.

Me di cuenta desde niño que los líderes reales no eran las personas que siempre se imponen, sino que son quienes comprenden su contexto y de alguna manera son capaces de adaptarse o dar dirección a una situación.

Así fue como el protagonismo que el liderazgo puede generar, fue teniendo menos importancia en mi vida y comencé a valorar más el hecho de tener vínculos más cercanos con todo tipo de grupos.

ST: Eres mercadólogo y publicista, ¿Cómo y/o en qué momento decides que quieres estudiar esta carrera?

EE: Yo nunca fui bueno en la escuela pero me encantaba dibujar, era lo único en lo que sentía que tenía potencial real, así que en un estado mental de soberbia quise poner a prueba mis habilidades “ artísticas” sin tener una noción real de lo que realmente era el arte, conceptualmente hablando.

Así fue como di con Centro, una institución mexicana dedicada a impartir lo último en términos de Diseño de Modas, Cine y Televisión, Comunicación Visual, Mercadotecnia y Publicidad, Diseño Industrial y Arquitectura. 

Opté por entrar a comunicación visual por ser la carrera que más exigía dibujar, mi sorpresa fue darme cuenta de que lo que yo consideraba que era un talento nato en mí para dibujar, no era nada en comparación de muchos compañeros de mi salón. 

Con el tiempo me di cuenta que la comunicación visual no era mi vocación pero realmente estaba enamorado de la institución por la cual era capaz de hacer lo que fuera por seguir aprendiendo ahí. Así que inicie una búsqueda para poder encontrar una carrera que fuera adecuada para mis aptitudes.

La parte más fácil de esta cruzada fue la de saber; por medio de un examen profesiográfico supe que Mercadotecnia y Publicidad era justamente lo que necesitaba. Sin embargo había un obstáculo que debía superar. Las tresmaterias de tronco común que había reprobado no me permitían pasar a la siguiente etapa, por ende tampoco podía cambiarme de carrera.

Fue una lucha difícil pero al final conseguí ganarme un lugar en la carrera de mercadotecnia en donde por fin pude explorar mis verdaderas capacidades.

ST: Hagamos un recuento de tu vida universitaria, ¿Cuáles dirías que son las lecciones más importantes que te dejó esta etapa?

EE: Poco a poco fui dándome cuenta de que todas las personas pertenecientes a la comunidad Centro gozaban de una mezcla de gran capacidad de análisis y talento.  

El filtro es realmente estricto y en mi caso no fue realmente mi talento lo que me hizo buscar permanecer en esa institución, en realidad fueron mis ganas de aprender “algo” lo que fuera, todo era tan apasionante y a veces bizarro, la calma era muy relativa, todos los semestres tenían un desafío muy particular.

Como muchas personas yo nunca fui buen estudiante en preparatoria, y en la universidad tampoco diría que fui alguien que destacó por sus proyectos y calificaciones pero realmente lo disfruté. Muy en el fondo la historia universitaria que tuve en mi cabeza representa la batalla más épica que he tenido hasta el momento.

La lección más importante, vulgarmente le llamo “aguantar vara.” Creo que es la principal razón por la que me fue posible pasar a la siguiente etapa  de mi carrera profesional.

“Aguantar vara” para mí implicó hacer cosas que no me gustaban y eran incómodas, a veces aburridas y lentas. Sin embargo para mí, todas esas percepciones eran el augurio de que mi trabajo daría frutos aunque a veces esos frutos se plasmaran en seis  o siete de calificación final. Para mí solo importaba que había cumplido el objetivo, aunque la institución con el tiempo se impone cada vez más hasta que la mediocridad deja de ser una opción viable. No conozco a nadie que permanezca en Centro que no haya tenido que esforzarse.  

ST: Platícanos un poco de lo que estás haciendo actualmente. Sé que formas parte de proyectos muy interesantes y me gustaría que nos hablaras de ellos, del equipo de trabajo con el que estás, etc.

EE: Actualmente ocupo el puesto de administración de medios en la empresa en la cual trabajo y soy el responsable de la comunicación externa e interna de la empresa, representa todo un desafío para mí y debo confesar que a veces es difícil ubicarme en esta nueva etapa de transición de alumno a profesional, me refiero a que ahora las decisiones que tomemos van a repercutir en el sistema en el que nos encontramos y ya no es una calificación.

Me siento realmente agradecido por estar trabajando en esta empresa, que además cada día me nutre más como profesional, deseo de todo corazón poder estar a la altura de las circunstancias que se me presenten y poder hacerme cargo de dirigir equipos cada vez más grandes. 

Foto: cortesía de Emiliano Escalante

ST: ¿Nos explicas con mayor detalle qué es Nanovirex®? Me parece súper interesante el nivel de desarrollo tecnológico que tiene el producto, sobre todo por el tema de protección de superficies, ropa, etc contra el COVID-19

EE: Nanovirex® es un sanitizante de superficies de alto espectro de última generación.

Constituido por nanopartículas de dióxido de titanio y plata las cuales permiten un mayor control en la inhibición de cualquier virus o bacteria que acecha nuestros espacios o superficies que a su vez son los principales puntos de interacción con cualquier tipo de microorganismo hostil.

Este producto goza de un atributo llamado control activo seco, el cual permite crear una nanocapa que protege las superficies con un efecto prolongado.

 Gracias a las propiedades fotocatalíticas que el producto goza el efecto de protección se potencializa cada vez que una superficie  es expuesta al sol.

Una vez que la superficie interactúa con Nanovirex® se convierte ella misma en un objeto antimicrobiano capaz no solo de protegerte en contra de virus y bacterias sino de convertir las prendas de vestir, incluyendo cubrebocas en agentes antimicrobianos. 

Esta nueva tecnología es capaz de soportar temperaturas de hasta 500 grados por lo que puedes planchar o secar la ropa y esta seguirá sanitizada hasta por 10 lavadas. 

 Nanovirex® nace como la respuesta de tres empresas unidas para apoyar a combatir la situación pandémica global a la que hoy nos estamos enfrentando.

El desarrollador de la fórmula  es un científico reconocido por instituciones como CONACYT y ha ganado diferentes premios que le han dado la confiabilidad que hoy tiene. Por eso estamos orgullosos de decir que Nanovirex® es un producto 100% Mexicano.

Video: YouTube / SanitizaT

ST: ¿Qué presentaciones hay y dónde podemos adquirir el producto? Por favor danos todos los datos para poder adquirir el producto.

EE: Tenemos desde presentaciones de bolsillo de 60 ml hasta bidones de 200 lt para poder apoyar a nichos B2B como B2C.

En realidad la mejor manera de conseguir Nanovirex® es conmigo, no solo porque soy el representante del producto sino porque estoy seguro de que si nos llegamos a conocer probablemente acabemos siendo amigos, es imposible que no me caiga bien un cliente 😉

Si no tenemos la fortuna de conocernos, me complace decir que tenemos diferentes canales de distribución: Estamos en Amazon, Mercado Libre y en Facebook 

Aquí les dejo mi contacto, va a ser un placer atenderlos:

José Emiliano Escalante Viveros 

Whattsapp:55-27-02-87-69

Mail: jemilianoescal@velsimex.com

Instagram: @escalantejoseemiliano

Por supuesto, también estamos a sus órdenes en nuestro sitio web SanitizaT. en donde pueden encontrar una gran variedad de productos de uso sanitario.

Foto: sitio web sanitizathttps://sanitizat.com.mx

 ST: Evidentemente tu carrera profesional está en pleno desarrollo y en ascenso Emiliano, cuéntanos qué sigue, ¿Cuáles son tus objetivos a corto y mediano plazo?

 EE: Mi objetivo a corto plazo es conquistar el mercado con Nanovirex® posicionándolo como una gran alternativa contra el coronavirus y otras amenazas antimicrobianas.

A mediano plazo queremos trascender fronteras más allá de los productos y servicios logrando generar una experiencia memorable en cada uno de nuestros usuarios.

ST: Si pudieras darle un consejo a Emiliano de 16 años, ¿Qué le dirías?

EE: Entrena sistemas de defensa personal más en serio niño, te formará el carácter.

ST: Y si pudieras pedirle un consejo o preguntarle algo a Emiliano de 60 años, ¿Qué sería?

EE: ¿Ya encontraste la plenitud de la paz existencial?

ST: Ya para terminar Emiliano, ¿algo más que nos quieras decir?

EE: Estoy muy halagado y honrado de tener la oportunidad de poder participar en este espacio tan enriquecedor. ¡Muchas gracias por la invitación!

Video: YouTube / SanitizaT