¿Acostumbras agradecer?

Autor: Gabriela Cruz

Imagen: Pixabay

Agradecer va más allá de utilizar la palabra como cortesía; implica sentir en lo más profundo del alma, un gozo que conduce a la necesidad de vestirse de humildad para manifestar, a través de un “gracias”, lo afortunado que se es, a partir de lo que se recibe, pero también de lo que se da.


Una de las grandes claves de la abundancia es el agradecimiento: por lo que se tiene y también por lo que aún no llega. Todos los días hay razones de sobra para agradecer. ¿A quién agradecer? Eso dependerá de tus creencias y convicciones; puede ser a Dios si eres creyente, al universo, a la tierra, a tu familia, a ti mismo incluso; lo importante es agradecer.


¿Cuántas veces al día das las gracias? Sería fabuloso que la mayor parte del día sustituyeras cualquier pensamiento de crítica, fatalista o pesimista, por uno de agradecimiento. El tener vida ya es una buena razón para dar las gracias, es más, no necesitas dirigirte a alguien en particular, simplemente decir verbalmente o en tu mente: ”gracias por mi vida y todo lo que hay en ella”.
Por lo menos tres veces al día agradece los alimentos que están sobre tu mesa. Agradece por tu salud y la de tus seres amados, y si no la tienes, agradece porque estás en el camino de la recuperación. Agradece la sonrisa de cualquiera que te saludó o la carcajada que surgió de algún momento de diversión; agradece lo bien que te sentiste al hacer el amor o lo maravilloso que ha sido un domingo en familia.


Una de las palabras esenciales que se usan en la técnica ancestral hawaiana del Ho´oponopono, es justamente la palabra gracias. Ho´oponopono significa “hacer lo correcto” o “corregir el error” y se apoya en la repetición constante de cuatro frases: lo siento, perdóname, gracias, te amo… el agradecimiento aquí, es elemento fundamental para sanar el alma y con ello, muchas cosas más.
Una excelente práctica es comprar o elaborar un cuaderno que sea especial para ti. Ponlo en un lugar cercano a tu cama y todas las mañanas y las noches anota, al menos, cinco cosas por las que sentirte agradecido. Te darás cuenta de las muchas cosas tangibles y no tangibles por las que se puede estar agradecido.
En tiempos de desgracia es muy difícil agradecer, lo sé. Ante una pérdida, una enfermedad, escasez económica, incidente violento…sí, es muy complicado. Date permiso de sentir enojo, impotencia, tristeza…pero después, busca la otra cara de la experiencia, que pudo significar un aprendizaje, un aviso o llamado, una consecuencia de decisiones previas, no lo sé; pero en la vida no hay casualidades sino causalidades y, por alguna razón, aquello tuvo que ocurrir.
Estamos entrando al 2022 y seguramente será un año que traerá consigo nuevos retos, así que será mucho mejor iniciarlo con un mucho agradecimiento por lo que está por venir.

Si necesitas un coach, aquí estoy.
gabycruzcoach@gmail.com

Autor: Sum of Talents

Libros, entrevistas, piezas creativas, reflexiones y algo más.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: