La importancia de las alianzas.

Imagen: Pixabay

Por definición, una alianza es un pacto o unión entre personas, grupos sociales o estados para lograr un fin común.

Así que partiendo de esa base, las alianzas nos permiten fortalecer las áreas de oportunidad que tenemos, con el expertise de nuestro (s) aliado (s) y viceversa.

Es un tema de objetivos claros y juego en equipo, algo que a veces -y desafortunadamente- se pasa por alto, ya que para que una alianza funcione, es vital que sean claras las reglas del juego y los participantes.

Y para lograr esto es importante tener el número de reuniones previas que sean necesarias para tener claro el objetivo en común y las ganancias (del tipo que sean) que obtendrá cada uno de los aliados. Es trabajar en un esquema de Ganar – Ganar, porque ya no somos “varios equipos trabajando juntos,” somos un equipo con distintas facetas buscando un mismo objetivo.

El proceso de alineación puede llevar tiempo, ya que cada uno de los involucrados siempre ha jugado en su cancha y con sus reglas, pero si en las reuniones previamente mencionadas tenemos claro el objetivo y establecemos reglas del juego generales que nos permitan ir puliendo sobre la marcha la ejecución, ya es un buen principio.

Una alianza significa compartir, planificar, ceder y proponer.

Escuchar cómo trabajan los otros y encontrar puntos de convergencia, estar abiertos a hacer las cosas de forma distinta “a como las hemos hecho siempre” y descubrir en el proceso que juntos llegamos más lejos, son solo algunas de las grandes ventajas de hacer alianzas.

*Alianzas estratégicas