Daniel Maidana.

Un gladiador que lucha contra el dragón del desempleo.

La primera vez que leí una de sus publicaciones en LinkedIn me llamó la atención su calidez y el respeto que manifestaba por las personas que están en búsqueda activa de empleo. Le envié solicitud de conexión y me aceptó de inmediato.

Con el correr de las semanas fui descubriendo a un ser humano increíble, apasionado de la vida y de su trabajo, siempre pensando cómo apoyar a los demás, cómo reconocer lo que cada uno estamos haciendo…

El día que le pedí esta entrevista supuse que me iba a dejar en espera por la cantidad abrumadora de trabajo que tiene. Fue una grata sorpresa equivocarme, aceptó de inmediato y este es el resultado. Espero que lo disfruten tanto como yo.

Foto: Daniel Maidana / Jobbers
Foto: Daniel Maidana / Jobbers

Nombre completo: Daniel Maidana

Profesión: Ceo – Fundador de Jobbers Argentina

ST: Te leo en LinkedIn y me encanta la buena actitud que compartes todos los días, ¿Cuál es tu secreto para estar siempre así de positivo?

DM: Todos podemos interpretar que está todo bien o que está todo mal, el camino que elegimos hace que creamos que se puede hacer algo por mejorar, o por el contrario , que ya no se puede hacer nada para intentarlo. Opté por creer que todos podemos lograrlo si alguien nos ayuda a entenderlo.

Foto: Daniel Maidana / Jobbers
Foto: Daniel Maidana / Jobbers

ST: Esa actitud positiva me lleva a Jobbers ¿Nos cuentas cómo, cuándo y dónde nace este proyecto? ¿Cómo fue que decides fundarlo?

DM: Jobbers nació y creció desde un grupo de facebook en Córdoba Argentina https://www.facebook.com/groups/conseguirtrabajoencordoba/  donde en un comienzo eran 100 personas a las que les enseñaba a buscar empleo. Se extendió tanto nuestra red de ayuda virtual que hoy no solo cruza otras provincias, sino que logramos unir países que sufren  de las carencias de herramientas laborales ( Venezuela/ Colombia / Chile), pero nuestro portal aún no está expandiéndose a esos países por el momento.

 ¿Lo que me impulsó ? Me di cuenta que mi trabajo me estaba robando mi salud, mis ganas de crecer y enfermé. Me terminaron despidiendo luego de 12 años maravillosos en esa empresa. Sentí que tenía que volver a buscar empleo luego de 12 de estabilidad laboral. Me encontré con años de tecnología avanzada, Linkedin, portales de empleos, redes sociales y me perdí tanto en la búsqueda,  que decidí crear una red voluntaria de ayuda para la inserción y reinserción laboral de las personas que se sentían tan perdidas como yo.

Foto: Daniel Maidana / Jobbers
Foto: Daniel Maidana / Jobbers

ST: ¿Qué sigue? ¿Hasta dónde quieres llevar este proyecto Daniel? 

DM: Nuestro objetivo es ganar la  lucha contra el dragón del desempleo y el dinosaurio de los prejuicios, tenemos una lucha en pie y le estamos ganando… Logramos que 7.500 personas en 4 años encuentren buenos trabajos y que cada día más empresas dejen de pensar como lo hacían en los años 70 y comiencen a ver por el lado humano y empático y no por el lado de barreras que solo hace un mundo más dificíl. 

También vamos a  ayudar a emprender a los que quedaron fuera del sistema y  donde hoy no cuentan con herramientas para salir a traer el pan teniendo un oficio o una profesión.

Foto: Daniel Maidana / Jobbers /Capacitación gratuitas en plazas
Foto: Daniel Maidana / Jobbers /Capacitación gratuitas en plazas

ST: Si pudieras pedir un deseo al “Aladino de los Emprendedores” ¿Qué le pedirías?

DM: Me gusta la Empatía, es lo que nos hace crecer, soñar y sensibilizarnos ante otro ser humano. Sin Empatía todo cuesta el doble.

Foto: Daniel Maidana / Jobbers
Foto: Daniel Maidana / Jobbers
Foto: Daniel Maidana / Jobbers
Foto: Daniel Maidana / Jobbers

ST: ¿Cuáles serían los cinco consejos le darías a todos aquellos que hoy por hoy están buscando un trabajo sin importar edad, oficio o profesión?

  • No malinterpretar y menospreciar el poder de las redes sociales en nuestra vida.
  • Lograr el empoderamiento personal antes que el desempleo nuble las ganas de hacerlo.
  • Saber que siempre hay que resignar algo para obtener algo más grande.
  • Mirarse al espejo y aceptarse.
  • No castigarse cada día por las cosas que se hicieron mal, sino centrarse en las cosas que podrá mejorar para estar mejor.
Foto: Daniel Maidana / Jobbers
Foto: Daniel Maidana / Jobbers

ST: Si pudieras darle un consejo al Daniel de 10 años, ¿qué le dirías?

DM: Le diría que siga sonriendo y disfrutando de esa etapa.

ST: Y si pudieras preguntarle algo al Daniel de 70 años, ¿qué sería?

DM: ¿ Luchaste con intensidad por tus convicciones?

Foto: Daniel Maidana / Jobbers
Foto: Daniel Maidana / Jobbers

ST: Redes, mail, sitio web, danos por favor todos los datos para ponerse en contacto contigo.

Sitio : http://www.jobbersargentina.net 

Redes fan page  https://www.facebook.com/jobbersargentina/

Pagina de Linkedin: linkedin.com/company/jobbers-argentina

Mi perfil de linkedin: https://www.linkedin.com/in/daniel-maidana-907812b5/

Mail: empleos@jobbersargentina.net

Foto: Jobbers
Foto: Jobbers

ST: ¿Algo más que quieras agregar?

DM: No. ¡Muchas gracias!

Foto: Daniel Maidana / Jobbers
Foto: Daniel Maidana / Jobbers

Empatía.

Imprescindible en el siglo XXI.

Hace unas horas recibí un mail informándome que necesito repetir un trámite que me va a costar cierta cantidad de dinero por cuestiones de mensajería e impresiones, sin contar con el tiempo que me va a tomar ocuparme de ello.

Me molesté muchísimo.

Especialmente porque no fue un error mío, fue error de la institución que lo está realizando.

Independientemente de responder el correo externando mi molestia, me quedé pensando en el desafortunado número de ocasiones que alguien se enfrenta a una situación similar y “a nadie le importa”. Está mal. No debería ser así.

Vamos a olvidarnos por un breve momento de la percepción que se tiene de la institución, del concepto que las personas generan sobre el servicio a cliente que presta dicha institución y del impacto negativo que se produce en términos de imagen corporativa. Estos tres elementos, son muy graves, porque a corto plazo no son tangibles, pero a mediano y largo plazo son devastadores. Sin embargo, no los tomemos en cuenta en este momento. ¿Qué es lo que nos queda entonces? La parte humana.

Con una total ausencia de empatía esta persona me escribe un par de líneas diciéndome que debo repetir el trámite porque hubo un error y cierra “agradeciendo mi comprensión”.

Es decir, a esta persona le importa un pepino lo que repetir esto significa para mí, simplemente da instrucciones y espera resultados… Cero empatía. Cero entendimiento de la importancia del trámite para mí, cero comprensión de lo que este retraso signifique o de la frustración que yo pueda sentir.

Justo así, es como no se hace el trabajo. No importa a lo que te dediques. Así es como no se hacen las cosas.

Si queremos que nuestro trabajo rinda frutos, me parece que necesitamos comenzar por darnos cuenta que todos somos prestadores de servicios. Todos atendemos a clientes todo el tiempo. No importa si eres recepcionista, conductor de Uber, enfermera, asistente, empleado… todos damos servicio. Todos tenemos clientes a los que debemos cuidar si es que nos interesa conservar nuestro trabajo y parte de ello significa ser empáticos y entender sus emociones y sus necesidades.

El servicio a cliente sigue siendo percibido como “algo externo” como “un departamento” que se ocupa de las quejas de los clientes o de darle seguimiento a sus solicitudes. Pero ¿y qué pasa con la calidad humana? ¿Eso también es un área externa en nuestra vida?

Mientras no nos demos cuenta que todos somos clientes y prestadores de servicios, pero sobre todo: seres humanos, nuestro crecimiento personal y profesional estarán estancados.

Dejar de mirar “hacia afuera” y comenzar a ver “hacia adentro”, preguntándonos qué podemos hacer para  mejorar la relación con quienes nos rodean y por ende con nuestros clientes, sin duda es el mejor camino para la efectividad, para una buena imagen corporativa y sobre todo para una relación cálida con nuestros semejantes.

 

Imagen: Google