Confiar en tu equipo: Priceless.

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de escribir para el blog de uno de los proyectos de los que formo parte y me he permitido reproducirlo tal cual en este sitio.

Trabajar con varias personas en un mismo proyecto es una de las experiencias más enriquecedoras que puede haber en la vida, tanto a nivel personal, como profesional.

Significa ver -literalmente- el impulso que tiene de cada uno de los integrantes del equipo, descubrir su perspectiva, aprender de ellos de manera permanente y entrar en un mundo sin tiempo ni espacio, donde todos vemos el mismo objetivo y aportamos nuestros conocimientos y experiencia por el bien común.

Y cuando tienes la fortuna de trabajar con un equipo lleno de ideas, con ganas de hacer bien las cosas, enfocados en obtener resultados positivos, respetuosos de la opinión de los demás y con aportaciones constructivas, es una delicia.

La confianza en tu equipo es el eje transversal de las actividades cotidianas. Sabes que todos están para ti y ellos saben que tú estás para ellos. Todos queremos lo mismo: dar lo mejor y que la organización crezca con pasos firmes y sólidos.

Así es el team del IHV, del cual orgullosamente formo parte.

¿Lo más interesante de un equipo como el que describo?

Sin duda, nuestro Team Leader. Un hombre joven y visionario que sabe reconocer el talento de cada persona y que paso a paso ha conformado un grupo humano y profesional que estamos dispuestos a crecer y aprender juntos.

Las aventuras en este IHV apenas empiezan a tomar color. Vamos un paso a la vez, descubriendo que los retos son más oportunidades que obstáculos y que confiar unos en otros va mucho más allá de saber que cada uno hará su trabajo, es sentirte parte de algo que nació grande y que solo tiene una dirección: el éxito.

**Escrito originalmente por LVM para el blog del IHV

La importancia

De la actualización.

Cuando llevamos mucho tiempo desempeñando el mismo trabajo, se nos olvida que todo es mejorable, que siempre hay alguien que encuentra nuevas estrategias o caminos menos transitados para obtener los resultados que se buscan.

Esta nueva visión, puede llevar a los equipos de trabajo -y por ende a las empresas- a superar sus expectativas de productividad y desarrollo. Evolucionar desde dentro y fortalecerse mucho más de lo que imaginan.

Por eso es tan importante que le demos una oportunidad a la actualización personal y profesional, porque esto redundará en los sistemas de trabajo. Cuando escuchamos a los individuos con visiones distintas a las institucionales y evaluamos la posibilidad de adoptar y adaptar algunas de esas ideas, estamos cambiando.

Para muchos, el cambio asusta. Representa un retraso en el sistema, una pérdida de tiempo al tratar de “arreglar” algo que hasta ahora ha funcionado bien.

Para otros, es una oportunidad de encontrar nuevos caminos, de generar más en menos tiempo, de aprovechar más los recursos humanos y materiales y que todos los involucrados se sientan mejor -y se redescubran- en el proceso.

Para mí, la actualización es un juego de Ganar-Ganar todo el tiempo.

Refresca mi visión de las cosas, me abre nuevas posibilidades de acción, me acerca a personas que me ayudan a crecer personal y profesionalmente y sobre todo: Me reta a mí misma.

Exige que me sacuda las ideas ancladas con las que he trabajado durante cierto cierto tiempo y me mantiene en forma mentalmente.

La única constante en la vida es el cambio y hay dos caminos claros frente a nosotros:

Actualizarnos o quedarnos varados en el camino.

Y tú, ¿cómo ves tu futuro a corto y mediano plazo?