Diana Vanoni.

La voz de una mujer fuera de serie.

Imagen: web Diana Vanoni

La primera vez que la escuché, fue con la canción “Hablaste justo” del clip realizado por JEEV como Tributo a Manzanero, que publicamos aquí el 25 de marzo de este 2021.

Ese timbre de voz… esa dulzura y al mismo tiempo esa enorme fuerza, automáticamente llaman la atención.

El talento que tiene Diana Vanoni para interpretar, sumado a la letra del gran Maestro Manzanero, provocan una verdadera explosión de emociones.

Diana Vanoni, es una cantante mexicana, comprometida con la mujer defensora del amor, del romanticismo, los valores y los sueños. Ama por igual su carrera como artista y a su familia. Su tiempo se divide exitosamente entre el radio (AM y Digital) como conductora en dos programas de revista, donde cuenta con invitados y toca temas relacionados con la Mujer, la industria del Entretenimiento y otros tópicos.

Descubrir la música de Diana Vanoni ha sido un hallazgo muy interesante, porque a través de su discografía, uno se abre a un mundo nuevo, donde los boleros, el amor y el romance cobran un aire distinto en pleno siglo XXI.

Sin duda es una intérprete que se reinventa constantemente, que lidera sus proyectos e involucra al talento que tiene cerca para así crecer junto con su equipo y su familia día con día.

Redes sociales

Instagram YouTube

Facebook Twitter

Antonio Vivaldi.

Las cuatro estaciones.

Este grupo de cuatro conciertos para violín y orquesta fueron publicados en 1725 y cada uno está dedicado a una estación del año: primavera, verano, otoño e invierno, mostrando el ciclo de la naturaleza, de los hombres que trabajan la tierra y de los animales.

Vivaldi también escribió cuatro sonetos, uno de cada estación.

Algunos refieren que fueron posteriores a la obra musical y otros que fue en esos sonetos en los que se basó para “traducirlos” a la música.

Sin embargo, todos coinciden en que leer estos sonetos, mientras se disfruta de cada uno de estos conciertos, es muy importante para visualizar lo que el artista sentía y pensaba en ese momento.

La primavera, siguiendo lo representado en el soneto, imita el canto de los pájaros y el temporal; y el afán descriptivo llega incluso a detalles cómo representar a través del violín solista al pastor que duerme, mientras el resto de los violines imitan el murmullo de las plantas y la viola los ladridos del perro.

El verano describe primero el sopor de la naturaleza bajo la aridez del sol y después una tormenta, ya anunciada en el primer movimiento y que alcanza el máximo de su violencia en la parte final. El otoño parece presidido por el dios Baco; el compositor presenta la embriaguez soporífera de un aldeano, feliz por la cosecha; luego, al alba, parte el cazador con sus cuernos y sus perros en busca de una presa. En el invierno predominan las imágenes sonoras de la nieve y el hielo.

Biografías y Vidas

He aquí dichos sonetos:

http://www.musicaantigua.com/he-aqui-los-sonetos-que-vivaldi-escribio-para-las-cuatro-estaciones/

Escuchar esta obra maestra aún sin haber leído los sonetos, permite visualizar la naturaleza y adentrarse en un espacio tan rico como lo es el interior de cada individuo.

La obra de Vivaldi es maravillosa y para algunos, ha sido el inicio de una larga y agradable relación con la música clásica: un alimento para el alma que siempre viene bien, como un bálsamo que nos recuerda que la vida es mágica, pase lo que pase.

Guillermo Lara Miranda.

Marketing y Música.

Lo conocí en el Máster en Marketing Digital y Redes Sociales. Nos tocó trabajar en equipo en el segundo módulo -junto con otros cinco amigos- y desde ese momento nos hemos mantenido en comunicación. Así fue como decidí entrevistarlo y compartir su forma de ver la vida, sus experiencias y sus sueños. De alma noble y espíritu guerrero, así es Guillermo Lara.

Nombre completo y profesión

Guillermo Erick Lara Miranda, soy licenciado en Mercadotecnia Internacional, con una maestría en marketing digital y redes sociales y estoy cursando la licenciatura de Guitarra contemporánea.

ST: ¿Cómo es un día en la vida de Guillermo Lara?

GL: Trabajar en una de mis dos pasiones que es el marketing digital, actualmente trabajo en una empresa que se dedica a fabricar hologramas de seguridad en donde uno de los proyectos nuevos que tengo ahí es la creación de un e-commerce para la venta de hologramas genéricos, después de mi trabajo me dedico a mi otra pasión en la vida que es el estudio de la guitarra y sus derivados.

ST: Ser community manager demanda un gran esfuerzo en tiempo y atención a las redes sociales de los clientes, pensando en esto, ¿qué le dirías a los que están empezando a moverse en el mundo digital?

GL: Que necesitas una constante actualización dentro de este mundo digital que es enorme y tiene muchas variantes y aplicaciones que día a día salen y se actualizan.

ST: Para ti ¿qué es el talento? ¿cómo lo definirías?

GL: Creo que es un don que se les da a cada una de las personas, pocas lo encuentran y lo desarrollan, pero creo que la base para que ese talento sobresalga es la disciplina para desarrollarlo y enfocarlo.

ST: ¿En qué momento decides que quieres dedicarte al marketing digital?

GL: Hubo un lapso en mi vida en el que trabajaba en un hospital en un área de finanzas y no me gustaba para nada, era muy estresante. Yo buscaba cambiarme al área de mercadotecnia, pero había mucha relación dentro de ese hospital, la cual yo no tenía, el hospital era una I.A.P. (institución de asistencia privada) y no generaba utilidades, a lo que daba un bono semestral y para llegar al 100% de ese bono el trabajador tenía que asistir a cursos que impartía el hospital. Recuerdo haberme inscrito a uno en donde todos los asistentes fueron médicos a excepción de mí, era un curso enfocado al coaching para emprendedores, en donde a los médicos les decían que debían de tener consultorios en lugares rurales y dar servicio a personas de escasos recursos. Al terminar el curso fui con el coach y se le hizo raro que fuera la única  persona que no trajera bata blanca, platiqué con él y me comentó que cuales eran mis dos pasiones, le comenté que el marketing y la música, a lo que me dijo que los conectara para que fueran uno mismo.  Le pregunté que cómo llegaba a conectarlos y me dijo: “Esa respuesta solo tú la vas a encontrar” Así decidí estudiar una maestría en marketing digital y crear música para difundirla por medio de todos los servicios online de la mano del marketing digital.

ST: ¿Cuáles son tus herramientas favoritas para generar contenido y por qué?

GL: Libros, revistas, blogs y todo contenido que sea enriquecedor y aporte valor a ciertos temas a publicar, las aplicaciones que me encantan son Google Ads, y Mailchimp, creo que son las que más ROI tienen.

ST: ¿Cómo te ves dentro de 10 años? Descríbenos qué estás haciendo, en qué estás trabajando… dinos cómo imaginas tu futuro?

GL: Me veo casado con hijos y con una dirección de Marketing Digital en una empresa personal que estoy levantando actualmente con mi hermano y un amigo en la cual vamos comercializar productos cosméticos importados, la idea es colocarlos en los canales online, Adwords, Facebook ads, un E-commerce, Amazon, Privalia, etc. Y también me veo publicando música personal y dándole difusión dentro de los servicios online y quiero una familia de músicos (que mis hijos toquen algún instrumento, desayunar en familia platicando de la forma en la que componía música Manuel M. Ponce, etc.), también tener más desarrollado un proyecto que tengo de crear música para efectos de publicidad y promoción, sabemos que las tecnologías han ido en aumento y estamos a pocos años de crear experiencias auditivas por medio de servicios online.

ST: ¿Cuál ha sido hasta el momento, la lección más importante que te ha dado la vida?

GL: La muerte de mi padre, no haberme podido despedirme de él como me hubiera gustado.

ST: Si pudieras darle un consejo al Guillermo Lara de 10 años ¿qué cosa le dirías?

GL: Que no pierda su tiempo y que empiece por buscar su verdadero sueño de la música y cómo comercializarla (el marketing).

ST: Sé que amas el rock y la música es una de tus grandes pasiones, ¿nos cuentas cómo nació este romance con la música y hasta dónde quieres llegar?

GL: En sí es la música en general, no solo el rock. Amo las escalas del blues, las melodías tristes en guitarra de canciones rancheras de la revolución mexicana, el guapango es mi amor por México, la música folk para cantar a mi mujer, los cuartetos de cuerdas son lo más fino que puede existir. La música que tenga instrumentos de viento (la banda) se me hace preciosa, la improvisación de jazz me vuela la mente, al ruido en general le trato de buscar ritmo como la música llamada noise, los coros gospel me encantan,  la salsa y la música tropical me recuerdan a mi padre y es la forma en la que lo sigo sintiendo dentro de mi corazón.

El amor por la música me llegó desde muy chico, crecí en una familia tradicional en donde todos son amantes de los deportes y el estudiar música era mal visto, la forma en la que convivo con mi familia es a través de los deportes (Futbol, beisbol, futbol americano, tenis, atletismo, natación, etc.)  practiqué muchos deportes con mis hermanos y cuando ganábamos campeonatos no me emocionaba ni sentía satisfacción como veía que mis hermanos las expresaban, pero cuando escuchaba música e iba a un concierto es cuando mi cuerpo realmente vibraba.  Fue hasta después que una novia que tuve me regaló una guitarra acústica y cuando empecé a estudiar el instrumento sentía cómo volaba. Una tía hermana de mi padre me contó de donde viene mi amor por la música y me dijo que su abuelito por parte de su madre tocaba 12 instrumentos y que jamás fue a la escuela (era autodidacta).

Tengo un pequeño proyecto que está un poco fumado, en donde quiero hacer música personal y a través de las emociones crear publicidad y promoción de marcas, la forma de medirlo es por medio de focus group y sesiones de neuro ciencias en donde se pueda leer la mente con la tecnología y ver la reacción de las personas y que queden grabadas para generar estadísticas y saber a que tipo de música responde cada persona para cada producto o servicio expresado en ese momento, la idea no es la música, la verdadera idea es generar experiencias auditivas. Es la forma de conectar el marketing y la música.

ST: Objetivos profesionales para el 2019

GL: Irme a vivir con mi prometida y hacer mi familia poco a poco, cerrar los proyectos laborales (e-commerce de hologramas de seguridad), empezar con la comercialización de los productos cosméticos dentro de un plano online (e-commerce, amazon, etc.) y seguir estudiando música, actualmente estudio en una escuela que se adapta a tus tiempos y el nivel que te enseñan esta por encima de muchas escuelas, incluyendo la nacional de música de la UNAM, es difícil pero no imposible y el más importante dar pasos pequeños a el proyecto de experiencias auditivas.

ST: Objetivos cumplidos en el 2018

GL: Pedir la mano de mi prometida y que me dijera que sí, seguir con la escuela de música y uno muy importante es que este año y el pasado tuve una serie de problemas de salud muy fuertes los cuales los pude superar y actualmente tengo una vida saludable y me siento de lo mejor.

ST: Redes Sociales, datos, ¿dónde te encuentran si alguien quiere ponerse en contacto contigo?

Facebook.com/elvalerock

Twitter.com/elvalerock

Instagram.com/elvalerock

linkedin.com/in/guillermo-erick-lara-miranda-85ba88121/

guillermoerick.laram@gmail.com

El blog todavía no lo tengo  porque estoy desarrollando la marca y el tipo de contenido, no sé si será enfocado a la música, el marketing o la experiencia auditiva, pero en cuanto lo tenga se los hago saber.

ST: ¿Algo más que nos quieras decir?

GL: Muchas gracias por este espacio, me hizo recordar a mi padre y poder enfocar más mis proyectos, gracias.

 

 

Barbra Streisand

The Music… The Mem’ries… The Magic!

Es una de las mujeres con mayor número de premios ganados, incluyendo dos Oscar, nueve Globos de Oro, diez Grammy, cinco Emmy y un Tony honorífico entre otros . Es simpática, divertida, políticamente activa, se preocupa por el planeta y los seres que lo habitamos y sobre todo: tiene una voz  Mezzosoprano dramática maravillosa.

Crecí escuchando la música de esta estrella (me resulta imposible referirme a ella de otra manera) porque mi mamá tenía todos sus discos. Así que cuando recién descubrí en Netflix este programa de su concierto en Miami, no dudé en verlo. Fue un gran acierto.

El repertorio incluye canciones que me eran familiares y otras que son una joya y para mí un gran descubrimiento, como Being Alive, perteneciente a The Broadway Album de 1985. Es una verdadera delicia!!

Después de ver este programa, confirmé que el talento -que consideramos innato- también es algo que podemos desarrollar con horas de dedicación y práctica.

Ella comenta que durante sus inicios como actriz le llamaba la atención dirigir, pero le daba miedo hacerlo y hubo un camera man, Harry Stradling: Quien la animó a dirigir. Le tomó 14 años a Barbra Streisand decidirse a hacerlo, a enfrentar el reto de contar historias y después de eso, es una de sus actividades favoritas. Y lo hace muy bien!!

El talento es algo tan subjetivo… porque a veces solo es cuestión de aventurarnos a salir de nuestra zona de confort y probar nuevos caminos para llegar a descubrir que somos buenos en muchas otras cosas.

“If you want something you’ve never had, you have to do something you’ve never done ”

Barbra Streisand.

Whitney

Can I be me

El talento, esa habilidad que tenemos para desempeñar ciertas actividades, a veces está en un nivel más elevado y es un don. Whitney Houston tenía el don de la voz. Alcanzaba notas indescriptibles y era capaz de hacerte vibrar con su música pop con el R&B o con el gospel.

Era una mujer que aparentemente lo tenía todo y sin embargo, en el fondo, era una niña triste e insegura que lo único que buscaba era amar y ser amada.

Este documental de Netflix -que es absolutamente recomendable- revela a una Whitney Houston distinta a la que uno recuerda, porque la figura pública y el ser humano no tienen mucho en común.

Descubrir a esta mujer, con ese don, con esa enorme capacidad vocal y responsable de los suyos en términos económicos, nos hace pensar en todas las estrellas que han enfrentado lo mismo… llegando a olvidarse de lo que en primera instancia los llevó a los escenarios: su talento. Ese amor por lo que hacemos, esa pasión y esa dedicación es lo que tarde o temprano nos coloca en el lugar que deseamos, ya sea el Spotlight o una mejor posición en nuestros empleos. Y creo que lo importante es recordar o tener muy presente, que somos un vehículo para cosas más grandes. Somos una pieza del engranaje y necesitamos cuidarnos bien, amarnos por sobre todas las cosas y rodearnos de personas que nos amen desinteresadamente, porque ellos serán nuestro apoyo en momentos de crisis.

El talento per se, no funciona sin dirección, sin saber a dónde queremos llegar y Whitney Houston es -desafortunadamente- una prueba de ello. Perdió la vida a los 46 años y dejó un gran vacío en la música.