Planeación, elemento esencial en tu vida

Imagen: Pixabay

Autor: Gabriela Cruz

¿Eres de los que piensa que la improvisación tiene su encanto?, que ¿para qué planeamos si tal vez mañana no vivamos más?, o que ¿de qué sirve planear si después ocurren cosas inesperadas?

Efectivamente, la improvisación se disfruta, pero no en asuntos trascedentes. Un plan nunca es perfecto, pero contribuye a dar dirección a tu vida personal, familiar, profesional, espiritual, aprovechando el tiempo que hayas de vivir, de la mejor manera posible.

Un plan no debe esclavizarte, sino darte tranquilidad; un plan no coarta la creatividad, te permite encaminarla hacia donde deseas; un plan facilita optimizar tus recursos, un plan es la herramienta para enfrentar contingencias, así, que…no te resistas a planear.

Piensa, en primer lugar, cuáles son tus necesidades o aquellos sueños que, por una u otra causa, has dejado truncos. Sin un motivador lo suficientemente poderoso, el plan no tiene sentido.

Después analiza qué representaría la satisfacción de esa necesidad o el cumplimiento de ese sueño en tu estado físico, intelectual, emocional o espiritual. ¿Vale el esfuerzo? Entonces da el siguiente paso.

Convierte el sueño que puede ser ambiguo o demasiado ambicioso, en uno o más objetivos que inicien con un verbo en infinitivo para que impliquen acción; posteriormente acomódalos por nivel de complejidad para que determines el periodo de cumplimiento. No olvides ser muy concreto; mientras más específico seas con tus planteamientos, más sencillo será el seguimiento.

Gabriela Cruz / Gaby Cruz Coach es Coach de Vida y Doctora en Desarrollo Humano

Mail: gabycruzcoach@gmail.com

Cinco razones para dedicarte a hacer lo que te gusta.

Algunas veces, en un punto de la vida, nos preguntamos si vale la pena continuar con lo que estamos haciendo a nivel profesional o si es mejor detenernos y buscar otra cosa.

Hay quienes definen este momento del camino como un síntoma de agotamiento por llevar mucho tiempo haciendo lo mismo. Para otros, representa un llamado a hacer algo más con su vida y habemos otros que lo definimos como que es el momento en que hemos terminado un ciclo satisfactoriamente y se nos abre la puerta para reinventarnos.

Cabe mencionar que esta búsqueda de un cambio nada tiene que ver ni con edad, género, profesión o situación económico social. Es un tema emocional, una necesidad que tenemos y que algunos descubrimos y otros posiblemente no.

Así que pensando en ello, he aquí esas cinco razones para dedicarte a hacer lo que te gusta con base en mi experiencia 😉

  1. El tiempo que le dedicas es de calidad. Como es algo que te apasiona, no hay pesares ni sacrificios, disfrutas totalmente cada actividad.
  2. Te permite tener balance entre tu vida profesional y personal. Tú marcas el ritmo. Eres tu propio jefe, tú decides qué haces, cómo lo haces y cuándo lo haces. Estableces tus prioridades con mayor claridad: pareja, familia, tu proyecto, etc. Siempre tienes oportunidad de elegir y al dedicarte a hacer lo que te gusta, es mucho más fácil establecer prioridades.
  3. El retorno de inversión económico es seguro, por la pasión y la dedicación que le pones. No conozco a nadie que quiera dedicar su tiempo a un empleo, carrera, proyecto o negocio, con miras a fracasar. Así que eso es la mitad del camino, porque dedicándote a lo que te gusta, vas a buscar la forma de hacerlo bien y eso te da calidad y por ende, rentabilidad.
  4. Hay un ROI emocional que no tiene precio, porque es infinitamente más satisfactorio dedicarte a hacer lo que te gusta. Eres más creativo y siempre le ves el lado bueno a las situaciones. Enfrentas lo que se presente con buen ánimo, te enfocas en resolver y disfrutas el proceso. Los momentos difíciles son mucho más fáciles, porque te estás dedicando a lo que te gusta y nada te puede detener.
  5. Cada día tienes la oportunidad de ver tu sueño haciéndose realidad. Dejas de preguntarte que hubiera pasado si… o qué pasaría sí… porque lo ves suceder. Sabes que estás empezando o que vas a medio camino quizá y eso no es un problema, es una oportunidad. El camino se hace al andar -como dice la canción- y ves los frutos de tu sueño paso a paso.
A %d blogueros les gusta esto: