Planeación, elemento esencial en tu vida

Imagen: Pixabay

Autor: Gabriela Cruz

¿Eres de los que piensa que la improvisación tiene su encanto?, que ¿para qué planeamos si tal vez mañana no vivamos más?, o que ¿de qué sirve planear si después ocurren cosas inesperadas?

Efectivamente, la improvisación se disfruta, pero no en asuntos trascedentes. Un plan nunca es perfecto, pero contribuye a dar dirección a tu vida personal, familiar, profesional, espiritual, aprovechando el tiempo que hayas de vivir, de la mejor manera posible.

Un plan no debe esclavizarte, sino darte tranquilidad; un plan no coarta la creatividad, te permite encaminarla hacia donde deseas; un plan facilita optimizar tus recursos, un plan es la herramienta para enfrentar contingencias, así, que…no te resistas a planear.

Piensa, en primer lugar, cuáles son tus necesidades o aquellos sueños que, por una u otra causa, has dejado truncos. Sin un motivador lo suficientemente poderoso, el plan no tiene sentido.

Después analiza qué representaría la satisfacción de esa necesidad o el cumplimiento de ese sueño en tu estado físico, intelectual, emocional o espiritual. ¿Vale el esfuerzo? Entonces da el siguiente paso.

Convierte el sueño que puede ser ambiguo o demasiado ambicioso, en uno o más objetivos que inicien con un verbo en infinitivo para que impliquen acción; posteriormente acomódalos por nivel de complejidad para que determines el periodo de cumplimiento. No olvides ser muy concreto; mientras más específico seas con tus planteamientos, más sencillo será el seguimiento.

Gabriela Cruz / Gaby Cruz Coach es Coach de Vida y Doctora en Desarrollo Humano

Mail: gabycruzcoach@gmail.com

El primer paso es saber lo que quieres.

Imagen: Pixabay

Estamos en la primera semana del 2022, llenos de planes, de ideas, algunos, replanteándose lo que harán en su siguiente paso y sin embargo, llenos de esperanza por lo que viene.

Sin importar lo que haya pasado el día de ayer «o el año pasado» el momento es ahora. Es hoy, este instante en el que estás, definiendo lo que quieres hacer con tu vida personal o laboral, con los planes que tienes y con los cambios que estás enfrentando.

Y algo que escucho constantemente en las asesorías, es:

«No sé exactamente qué es lo que quiero.»

Y de eso se trata este post, de ayudarte a saber qué es lo que quieres.

Para algunos, el objetivo es claro desde el inicio. Nos resulta fácil identificarlo porque resalta entre cientos de ideas y si bien en ese momento no sabemos con precisión cómo lo vamos a lograr, no es relevante. Sabemos que todo se irá acomodando y que de una u otra forma -a veces inexplicable- el camino se irá revelando ante nosotros, para dar las vueltas a izquierda o derecha que sean necesarias y sabiendo que pase lo que pase, vamos a tomar las decisiones correctas.

Imagen: Pixabay

Sin embargo, para otros, a veces puede ser un poco complicado y estresante definir el objetivo y sin embargo, en mi experiencia, puede ser más sencillo, mira, tal como le digo a mis clientes: Haz una lista de todo lo que no quieres.

Una vez que tengas esa lista, todo cae en su lugar, todo es más sencillo, porque lo que no aparece en esa lista es lo que quieres o lo que se acerca más a ello. ¡Por default!

Esto tiene que ver con la perspectiva que tenemos cada uno de la vida. A veces, por cuestiones académicas, laborales o familiares, las personas se acostumbran (porque es eso, solo un hábito de pensamiento) a detectar los «NO.» Lo que no les gusta, lo que no funciona, lo que no les interesa, lo que no quieren.

En ese caso, es solo cuestión de optimizar esta forma de ver la vida. Si ya sabes lo que NO quieres, todo lo demás es lo que tiene posibilidades, lo que sí te interesa.

Y una vez que lo has definido o detectado, llega una maravillosa sensación de alivio, de paz y tranquilidad porque SABES hacia donde te diriges. Tu GPS interior empieza a funcionar y tienes un rumbo, una dirección clara.

No importa que hayan baches en el camino o que de pronto tengas desviaciones, igual sabes hacia dónde vas y entonces, cada día, forma parte de ese viaje, de la construcción de tu sueño o el desarrollo del tu proyecto. Sabes que cada día avanzas hacia el lugar al que quieres llegar y simplemente te relajas.

¿Y por qué es importante saber lo que quieres?

Porque saberlo te da claridad y la oportunidad de visualizar los pasos a seguir, de ser paciente y compasivo contigo mismo en el proceso y te ayuda a darle continuidad a ese plan personal o proyecto profesional, porque dentro de ti, sabes que Roma no se hizo en un día y que cada paso que das te acerca a lo que quieres.

LVM / Asesor de desarrollo de proyectos y productividad

Sheep.mx

Donde tu contabilidad es MUY fácil.

Imagen: cortesía de Sheep.mx

Hablar de contabilidad -para los que no lo somos- puede ser un verdadero dolor de cabeza y cuando se trata de encontrar un contador confiable, el reto es todavía mayor.

Ya sea que hayas tenido malas experiencias con algún contador, que quieras hacer todo más rápido y en línea, que estés atorado con alguna declaración o que simplemente ya no te des abasto con tu trabajo / negocio y quieras que alguien más te lleve la contabilidad, Sheep.mx es la respuesta a tus necesidades.

Después de una larga búsqueda de servicios contables online, llegamos con el equipo de Sheep y la atención a cliente es tan buena, que aunque no lo seas, te responden de inmediato.

Escribimos para solicitar hablar con alguien del equipo y hacer un reportaje sobre ellos y en mucho menos de lo que pensamos, ya estábamos en call con Alex Román, fundador y CEO de Sheep.mx

Imagen: sitio Sheep.mx

Platicamos un poco con él y nos contó que Sheep lleva cuatro años y medio en el mercado. Brinda servicio tanto a personas físicas como personas morales y su plataforma está directamente conectada con el SAT. ¡Y esto es maravilloso! Porque significa que con tu usuario en su plataforma, puedes ver en tiempo real las declaraciones que se han presentado, es decir, siempre tienes acceso a tu información vinculada con el SAT.

Los contadores de Sheep descargan lo facturado en el mes, hacen tu declaración y te envían el link para que hagas el pago si es el caso.

Imagen: sitio Sheep.mx

PARA SHEEP LO MÁS IMPORTANTE ES LA ATENCIÓN A CLIENTE.

Alex Romano

Así de claro y contundente, porque Alex Romano vivió en carne propia lo que puede significar contratar un servicio contable en línea y que tengas todo menos un buen servicio. Así que al crear Sheep, esto fue una prioridad.

La empresa está conformada por tres áreas:

Ventas, con quienes firmas tu contrato y verificas el aviso de privacidad.

Atención a cliente, con quienes ves la parte de tu pago por el servicio y

Los contadores, que son personas 100% profesionales y serias que se ocupan de tu contabilidad.

Sheep tiene dos paquetes para personas físicas muy accesibles

Imagen: sitio Sheep.mx

Y cuatro paquetes para personas morales muy interesantes y si eres una empresa con movimientos de más de 400 facturas mensuales, tienen un paquete personalizado para brindarte la atención que necesitas.

Imagen: sitio Sheep.mx

Así que si lo que buscas es un contador que sea accesible, en línea, confiable y seguro, Sheep.mx es la respuesta.

Después de todo, ¿cuántos CEO’s conoces que te tomen la llamada y te hablen de lo que hace su negocio, cómo lo hacen y te resuelvan todas tus dudas?

Alex Romano lo hizo con Suma de Talentos y eso habla de transparencia y confiabilidad.

Adriana Huerta.

Asesor Educativo Internacional.

Imagen: cortesía Adriana Huerta

Adriana es una mujer activa, apasionada de su trabajo y abierta y receptiva a las solicitudes de las personas a las que asesora en la elección de un programa de estudios en el extranjero.

Por experiencia sabe lo mágico que es estudiar en otro país y esa es parte de su motivación al asesorar a chicos y grandes para que encuentren el programa adecuado para ellos.

Cálida, amable y con una gran disposición a colaborar, nos regaló parte de su valioso tiempo para esta charla, aquí el resultado.

Nombre completo: Adriana Huerta Alvarez

Profesión / ocupación: Mercadóloga, Emprendedora y Mamá

ST: Háblanos un poco sobre You Can Learn Global Education Consultants, cuánto tiempo llevan en el mercado y cuál es la oferta educativa que tienen disponible hoy en día.

AH: You Can Learn Global Education  es una compañía Canadiense que se desarrolla en el ámbito de la educación con programas para niños, jóvenes y adultos de todo el mundo. La empresa tiene más de 20 años de experiencia, trabajando con las mejores escuelas para ayudar a los estudiantes a conseguir sus metas con calidad aunado a la gran experiencia internacional. Es importante mencionar que nosotros tenemos la capacidad de ofrecer la mejor institución de acuerdo al programa que cada estudiante requiera porque contamos con estos socios educativos. El proceso se hace de manera particular con cada estudiante,  de acuerdo a los intereses académicos y extracurriculares que cada alumno tiene haciendo esto mas fácil para cada estudiante.

Los programas que ofrecemos son muy amplios, pueden ser summer camp, wintter camp, maestrías, doctorados,  high School, tours académicos 

Imagen: cortesía Adriana Huerta

ST: Nos gustaría que nos contaras un poco sobre ti ¿Cómo fue que llegaste a You Can Learn? ¿Qué fue lo que te enamoró -o lo que te hizo click- para decidir ser asesora aquí?

AH: Llegué a YCL por mi vecina, siempre la veía trabajando y la verdad es que me gustaba así que un día le dije… oye yo quiero hacer lo que tú haces y bueno, ella habló con las persona correctas y después de unas entrevistas me quedé. Me gustó mucho porque yo viví la experiencia de estudiar en el extranjero y la verdad es que si pudiera hacer que todo el mundo viviera esta experiencia me encantaría, así que con todo gusto y pasión ayudo a que el estudiante escoja el programa, el país, la escuela y la ciudad correcta.

ST: Adriana, ¿Cuáles son las ventajas tangibles de estudiar con You Can Learn?

AH: Sin duda alguna nos distingue la atención, aquí escuchamos qué quiere cada alumno, tratamos de reconocer sus inquietudes, sus proyectos de vida, que nos platiquen qué les gusta o qué no les gusta y con base en ello hacemos el traje a la medida para cada interesado. Es un trato cordial, amable y respetuoso, pero sobre todo te llevamos de la mano, estamos con el alumno en todo el proceso aún estando ya en el país que escogieron, siempre estamos pendientes, ayudando a que sea la mejor de las experiencias.

Imagen: cortesía Adriana Huerta

ST: Me gustaría que nos explicaras cuál es el proceso  paso a paso que tú como asesora, llevas a cabo para orientar a las personas para que tomen la mejor decisión de acuerdo a sus deseos y necesidades.

Ya sea que deseen estudiar en el extranjero una licenciatura o una maestría, que quieren irse a un Summer Camp o que simplemente quieren estudiar otro idioma con maestros nativos, cómo los ayuda Adriana Huerta en todo este proceso.

AH: Claro que sí, lo primero que hago es presentarme, y después preguntar cosas muy básicas como qué quiere hacer en el extranjero, cuál, es su nombre, su edad, su nivel de estudios, su nivel de inglés y su ciudad de preferencia. Ya teniendo esta información, entonces buscamos y ofertamos lo que tenemos para el estudiante. Siempre sugerimos, dejando que cada estudiante analice las ofertas y entre todas ellas pueda ir decidiendo. 

Como te comenté anteriormente, siempre buscamos lo mejor para el estudiante, lo que le interesa de acuerdo a sus objetivos, intereses y gustos  y sea el programa que sea, siempre nos preocupa y ocupa el dar lo mejor de nosotros para cada uno de ellos.

ST: Este acompañamiento en el proceso, evidentemente hace la diferencia con los clientes, ¿Cuál dirías que es tu compromiso con ellos como asesora personalizada de You Can Learn?

AH: Que te llevamos de la mano en todos los procesos y que una vez estando en el país que quieres, seguimos pendientes de ti hasta que regresas. Así mismo evitamos gastos innecesarios, te damos toda la asesoría que necesites para que evites tramites interminables y pagos no necesarios.

Imagen: cortesía Adriana Huerta

ST: Al día de hoy, me imagino que has visto muchas historias de éxito que seguramente empiezan con un programa de 12 semanas en Canadá y que terminan quizá con un empleo interesante, ¿Hay algún caso que te venga a la mente que nos puedas contar?

AH: Bueno en esta caso tenemos una compañía hermana que se llama Mundo 360 y ellos son los encargados del área de migración. Nosotros como asesores sólo cumplimos el papel de su estadía mientras estudian. Sin embargo sí hay casos de éxito.

Imagen: cortesía Adriana Huerta

ST: Teléfono, página de Facebook, mail, por favor danos todos tus datos de contacto para que puedan ponerse en contacto contigo y solicitar tu apoyo y orientación.

Adriana Huerta Alvarez

5583013254

Página de Facebook: Estudiando y Turistiando por el Mundo

Imagen: cortesía Adriana Huerta

ST: ¿Algo más que nos quieras decir? ¿Quizá un par de recomendaciones de programas específicos para el 2022?

AH: Sí, les recomiendo a todos los que tengan inquietudes de viajar el próximo año, que empiecen a hacer sus tramites ya porque ya se está vendiendo para septiembre del 2022. Así que pueden cerrar su año ya con la información de fechas y costos para el 2022.

Creer en uno mismo.

El principal reto de un freelance y/o emprendedor.

Imagen: Pixabay

Supongo que podríamos generalizar y hablar del ser humano, pero en términos profesionales, me parece que cuando eres freelance o emprendedor, esto se recrudece un poco.

Pienso que tiene que ver con el tema «de estar solo» en el proceso y tiene sentido.

Cuando formas parte de una organización, si bien no estás exento de tener de pronto dudas sobre tu capacidad, tu nivel de actualización o de tu desarrollo, formas parte de una empresa. No importa el tamaño, de verdad, porque alguien más es el capitán del barco.

Tú das tu 100% a favor de cuidar que lo que te corresponde se haga bien, de sumar con el resto del equipo y llevar en conjunto el barco a buen puerto con las indicaciones, los aciertos y las áreas de oportunidad del capitán.

El punto es que cuando eres freelance o emprendedor, si bien formas de varios equipos que están alineados con el cliente, la marca, el negocio o el producto que vendes, la sensación es distinta.

No tienes «a quién consultar dentro del equipo» en decisiones tan generales como armar una cotización o hacer una proyección de costos para la operación de lo que quieres emprender.

Son tú y tu alma revisando información, haciendo números, organizando presentaciones y a veces, si te has tropezado, tienes dudas y te da miedo «equivocarte» porque sí o sí estás comprometido a que salga bien.

Es como caminar sin red de seguridad de un edificio a otro: ¡Emocionante cada vez que lo haces! Apasionante, con una libertad maravillosa de acción y de toma de decisiones. Y es precisamente todo esto, lo que vale la pena recordar cuando te asaltan las dudas.

Creer en uno mismo en cualquier momento de la vida, significa recordar TODO lo que has hecho bien en el transcurso del camino.

Ver que has llegado lejos y que hay mucho camino por andar.

Recordar que todos los días se aprende algo, se descubre algo y que los aliados son importantes para tu crecimiento profesional y a veces, cuando se convierten en amigos o socios, también impactan positivamente tu vida personal.

Creer aun uno mismo es detenerte a pensar por qué haces lo que haces y la respuesta generalmente es: ¡Porque me gusta! y esa sensación de satisfacción no se compara con nada.

Creer en uno mismo, es recordar que si no conseguiste a ese cliente, ya vendrá otro. Que si no te han pagado el proyecto completo, te lo van a pagar. Que siempre puedes hacer nuevas propuestas y que las relaciones públicas son vitales.

Creer en uno mismo es tener presente que tú eres el rostro de tu empresa, porque TÚ ERES TU EMPRESA. Así que puedes pulir los detalles que quieras en los procesos, probar nuevos nichos de mercado, contactar clientes anteriores y reinventarte las veces que sea necesario.

Creer en uno mismo es mirarse al espejo y vernos con bondad, con orgullo y satisfacción, porque somos parte de un engranaje maravilloso en cualquiera que sea la industria en la que nos movemos y ver siempre lo positivo que tenemos. No matter what.

Un día sin redes…

Y cómo Slack nos permitió seguir trabajando.

La comunicación entre los equipos es la columna vertebral de cualquier industria. Sin importar a lo que te dediques.

El día de ayer (4 octubre 2021) con la caída de WhatsApp, Facebook, Messenger e Instagram, muchos equipos de trabajo sufrieron un impasse importante.

Es cierto, el mundo «no se termina» si no tienes WhatsApp a menos que tengas ahí alojados a todos tus equipos de trabajo en varios grupos. Entonces literalmente, el mundo «apenas empieza a ver la luz» porque hay que encontrar alternativas de comunicación para que todos estén alineados. Muchos «regresaron» a los mails para establecer las reglas del juego del día y otros extendieron sus calls en Zoom para lo mismo.

Afortunadamente esto no es algo que suceda a menudo, pero la pregunta es ¿qué aprendimos de esto?

Cuando trabajo en la alineación de equipos para elevar la productividad, una de mis primeras recomendaciones es:

«Bájalos de WhatsApp. Deja que lo utilicen solamente para temas personales. Vamos a subirlos a una plataforma de trabajo que les brinde la oportunidad de separar las cosas mental y emocionalmente» y regularmente sugiero Slack.

Funciona con canales para que cada equipo tenga su espacio de comunicación, se pueden adjuntar archivos desde Drive o desde la compu, tiene mensajes privados, se le puede dar respuesta a los hilos de conversación, las notificaciones son en tiempo real y tienes a la mano todo lo que puedes necesitar para el seguimiento y la conclusión de un proyecto.

La versión Freemium funciona perfecto para equipos pequeños, con 10 mil mensajes consultables, 10 aplicaciones e integraciones video llamadas individuales y autenticación de dos factores, permite el acceso a las funciones básicas de Slack.

Así que después de lo que viviste con tus equipos y que seguramente resolviste muy bien con mensajes de texto, llamadas, mails y video calls más largas, quizá sea buen momento de buscar una alternativa para coordinar a todos tu equipos y no depender de WhatsApp.

A mí me gusta Slack y ayer nos permitió trabajar ininterrumpidamente, como todos los días.

Las ventajas de la agenda como mapa.

Cuando trabajamos en varios proyectos, cuentas o actividades como parte de nuestra responsabilidad, estar al día con los pendientes puede ser uno de los retos más grandes.

Si bien ya se han tocado aquí temas de productividad, como el establecimiento de objetivos o la asignación de bloques de tiempo para el desarrollo de nuestras actividades, es importante considerar una herramienta más: la agenda.

En términos generales, las agendas las hemos venido utilizando para las citas con clientes, juntas o reuniones importantes. Comidas, actividades con los equipos de trabajo o incluso vacaciones y tiempo fuera de la oficina.

Es decir, las hemos venido utilizando para «actividades extra» y no para la cotidianidad.

Pero ¿qué pasaría si los primeros 15 minutos de tu día los dedicaras a mapear en tu agenda lo que vas a hacer durante el día?

Tú sabes que el tiempo es muy subjetivo y lo que a primera hora del día parece una larga jornada laboral, si no establecemos tiempos específicos, se convierte en un abrir y cerrar de ojos en el que no sabemos con exactitud qué fue lo que hicimos, porque no terminamos todo lo que teníamos pendiente.

Primero asignas tu tiempo para comer y el corte de labores profesionales. Eso de entrada ya te brinda un marco de referencia de las horas reales de las que dispones para tu lista de pendientes del día.

¿Cuánto tiempo requiere ese reporte que debes entregar mañana? ¿Una hora? ¿Dos horas? Asígnalas.

Observa el resto de las horas que te quedan «libres» y decide cuánto tiempo vas a dedicarle a los proyectos, las llamadas y contestar los correos que tienes pendientes.

Sí, sé perfectamente bien que en las listas de pendientes siempre consideramos «lo que se acumule o lo que vaya surgiendo» que son los imprevistos o los bomberazos. Está bien. Dijimos que la agenda es un mapa, ¿recuerdas? Nada está escrito sobre piedra, así que podrás hacer los cambios que sean necesarios, pero al menos, sabrás con mucha mayor claridad dos cosas:

  1. Lo que te espera en términos de ejecución durante el día
  2. El tiempo que vas a dedicar a cada actividad.

Eso ya es una gran ventaja, porque te sentirás mucho más tranquil@ al establecer prioridades, sabrás tu objetivo real del día y no perderás tiempo preguntándote qué más tienes que hacer o cuándo acabarás lo que estás haciendo.

Hay un punto más: flexibilidad. Recuerda que mapear tu día es eso, una guía y que si surgen muchos bomberazos (ya hablaremos de eso en otro post) siempre puedes volver a mapear el tiempo que vas a dedicar a cada uno para que tengas un marco de referencia en términos de productividad.

Inténtalo. Mapea tu día durante dos semanas y cuéntanos qué tal te va 😉

¿Qué significa para ti la productividad?

Creo que necesitamos empezar por una definición estándar de acuerdo con la RAE

Así que en términos generales, es la cantidad de trabajo generado. Hasta aquí, creo que estamos de acuerdo, ¿cierto?

Sin embargo, para mí, es mucho más importante la calidad que la cantidad. Prefiero que mis teams, mis colaboradores, estudiantes y los clientes con los que trabajo ejecuten MEJOR lo que se les pide y no que simplemente hagan «más» sin considerar el nivel de ejecución.

Me interesa que el trabajo esté bien hecho, que los conceptos sean comprendidos y aplicados, que sepan con absoluta claridad lo que están haciendo y sobre todo: Que se haga una sola vez y se haga bien. Eso para mí, es productividad.

Pienso que un equipo productivo es el que tiene claros los objetivos del día, los ejecuta con precisión y al terminar su horario de trabajo, lo hace con la satisfacción de haber avanzado rumbo al objetivo general del proyecto, de la campaña, del semestre o de lo que sea que esté trabajando.

Para mí, un equipo productivo es el que hace bien las cosas desde la primera vez porque tiene claras las instrucciones, los objetivos y quien va liderando, tiene claro lo que está solicitando y eso evita sumar horas y horas de retrabajo porque nadie sabe en realidad qué es lo que están haciendo.

Así que cuando pienso en productividad, pienso que menos es más:

**Menos errores

**Menos cansancio

**Menos frustración

**Cero horas extra

Y la verdad, en mi experiencia, los equipos productivos están menos cansados (física, mental y emocionalmente), disfrutan más su trabajo y terminan sus labores con la tranquilidad de que al día siguiente, tendrán tiempo suficiente para ejecutar las actividades que el horario laboral les exija.

Así que vale la pena hacer hoy un stop y preguntarte si tú y tu equipo están siendo productivos y qué es lo que eso significa para ti y para ellos.

#SM #productividad #equiposdetrabajo #teams #trabajobienhecho

A %d blogueros les gusta esto: