Cinco razones para dedicarte a hacer lo que te gusta.

Algunas veces, en un punto de la vida, nos preguntamos si vale la pena continuar con lo que estamos haciendo a nivel profesional o si es mejor detenernos y buscar otra cosa.

Hay quienes definen este momento del camino como un síntoma de agotamiento por llevar mucho tiempo haciendo lo mismo. Para otros, representa un llamado a hacer algo más con su vida y habemos otros que lo definimos como que es el momento en que hemos terminado un ciclo satisfactoriamente y se nos abre la puerta para reinventarnos.

Cabe mencionar que esta búsqueda de un cambio nada tiene que ver ni con edad, género, profesión o situación económico social. Es un tema emocional, una necesidad que tenemos y que algunos descubrimos y otros posiblemente no.

Así que pensando en ello, he aquí esas cinco razones para dedicarte a hacer lo que te gusta con base en mi experiencia 😉

  1. El tiempo que le dedicas es de calidad. Como es algo que te apasiona, no hay pesares ni sacrificios, disfrutas totalmente cada actividad.
  2. Te permite tener balance entre tu vida profesional y personal. Tú marcas el ritmo. Eres tu propio jefe, tú decides qué haces, cómo lo haces y cuándo lo haces. Estableces tus prioridades con mayor claridad: pareja, familia, tu proyecto, etc. Siempre tienes oportunidad de elegir y al dedicarte a hacer lo que te gusta, es mucho más fácil establecer prioridades.
  3. El retorno de inversión económico es seguro, por la pasión y la dedicación que le pones. No conozco a nadie que quiera dedicar su tiempo a un empleo, carrera, proyecto o negocio, con miras a fracasar. Así que eso es la mitad del camino, porque dedicándote a lo que te gusta, vas a buscar la forma de hacerlo bien y eso te da calidad y por ende, rentabilidad.
  4. Hay un ROI emocional que no tiene precio, porque es infinitamente más satisfactorio dedicarte a hacer lo que te gusta. Eres más creativo y siempre le ves el lado bueno a las situaciones. Enfrentas lo que se presente con buen ánimo, te enfocas en resolver y disfrutas el proceso. Los momentos difíciles son mucho más fáciles, porque te estás dedicando a lo que te gusta y nada te puede detener.
  5. Cada día tienes la oportunidad de ver tu sueño haciéndose realidad. Dejas de preguntarte que hubiera pasado si… o qué pasaría sí… porque lo ves suceder. Sabes que estás empezando o que vas a medio camino quizá y eso no es un problema, es una oportunidad. El camino se hace al andar -como dice la canción- y ves los frutos de tu sueño paso a paso.

¿Cómo sintonizar con mi meta en la vida?

Carol Adrienne, en su libro “Encuentre su meta en la vida” propone seis principios para vivir la vida según nuestro propósito, no controlando los sucesos de forma rígida, sino guiándonos por la intuición.

El significado de ser feliz.

Foto: Pixabay

Hace poco, en una conversación, le decía yo a un amigo: “Lo que decidas está bien mientras seas feliz” y su mirada al escuchar esto fue triste, igual que su respuesta: “la felicidad es muy subjetiva y difícilmente se logra alcanzar”

Me parece que el significado de la felicidad efectivamente es distinto para todos y sin embargo, creo que es alcanzable cada día.

Si bien para algunos no es un estado de ánimo permanente, es posible que lo logren por momentos, en pequeños instantes que iluminan su día y que por una u otra razón, no se dan cuenta de ello.

Así que la propuesta de este post es hacer un breve análisis de lo que te hace sentir bien.

¿Una charla por teléfono con tu hermana?

¿Un café caliente a media tarde con galletas?

¿Ver la lluvia y disfrutar del olor del pasto mojado?

¿No tener más video llamadas por la tarde?

Sea lo que sea que te haga sentir bien, detéctalo. Ese es el primer paso. Esos pequeños gustos nos hacen sentir bien, “nos hacen felices” y entonces, cuando los sumamos, nos damos cuenta que el día ha tenido más momentos buenos de los que pensamos y que la vida es fluir con las situaciones que se presentan y encontrarle lo bueno a cada una de ellas.

Creo que este libro de Bertrand Russell puede ser útil y divertido en este proceso de buscar la felicidad.

Está disponible en Amazon México en versión digital, de pasta blanda y pasta dura.

Imagen: Amazon México
Imagen: Amazon México

Haylim Naranjo.

Asesora de vida.

Foto: cortesía Haylim Naranjo

Tener la oportunidad de platicar con alguien a quien le interesan los demás y que se ha dedicado a aprender y a poner en práctica sus conocimientos para beneficio de los adolescentes, los adultos y los docentes, resulta muy interesante.

Haylim es una mujer abierta, de risa franca, buenos sentimientos y claridad de pensamiento. Hace años que nos conocemos y volver a conversar ahora, para Suma de Talentos, sobre lo que está haciendo como asesora de vida ha sido sorprendente. Este es el resultado de esa charla, espero que lo disfruten.

Nombre completo: Haylim Naranjo Olascoaga

Profesión: Psicóloga

ST: ¿Cómo -o en qué momento- decides que quieres ser psicóloga? 

HN: Cuando tuve que dejar diseño gráfico por huelga en la Universidad que tomó más tiempo y mi mamá me sugirió tomar otra carrera. Parece que caí en esto de rebote, pero me ha dado la oportunidad de tener grandes aprendizajes y experiencias.

ST: Una vez que lo decides y entras a la carrera, evidentemente te enfrentas a muchos retos, ¿recuerdas alguno en particular?

HN: No estoy segura de que haya habido como tal retos, o al menos no los percibí de esa manera. La escuela siempre fue “fácil” para mí, no tenía que esforzarme mucho en realidad ni para aprender ni para tener “buenas” calificaciones. 

Quizás un reto fue que al ser una escuela que iba empezando con la carrera (era la cuarta generación y entré en semestre par) fuimos un grupo súper chiquito. Un semestre solo nos inscribimos dos personas y eso puede ser muy aburrido, pero no te queda más que estudiar  o estudiar.

ST: Por lo regular uno siempre tiene un ideal cuando estudia y piensa en llegar a ello cuando termine la carrera o esté titulado. Avancemos un poco en el tiempo al momento en el que ya estás  titulada y en la cancha profesional: ¿Cuál era tu sueño? o cuáles eran tus sueños, ¡porque no necesariamente tiene que ser uno!

HN: Desde que era pequeña quería hacer cosas por la gente, para ayudar, aunque no sabía cómo. Propiamente un sueño para la vida profesional no tenía, pero creo que en parte era por prestar mucha atención a lo que las personas decían: tener consultorio es difícil, no alcanza, hay que estudiar mucho años más, etc. Inicié trabajando con menores infractores y sí o sí era ayudando personas. 

Estando en un papel dentro de algunas instituciones, de pronto no es fácil hacer más de lo que “te permite el puesto” y en algunos casos fue frustrante.

Ayudar a las personas a través de lo que soy y lo que sé ha sido de alguna manera el trasfondo de mis sueños: ahora puedo decir que estoy retomando esa idea que no dejé consolidarse del todo respecto a dedicarme a través de la terapia, cursos, talleres y conferencias a apoyar a más personas.

ST: Platícanos un poco de tu trayectoria profesional. ¡Eres una mujer joven que ha hecho y ha estudiado muchas cosas, qué maravilla! 

HN: Comencé trabajando a la par en la docencia, desde los 24 sólo hubo un año en que no la ejercí, y en una Fundación que trabajaba en la reinserción social, específicamente con menores infractores en la CDMX.

De hecho con ellos hice el servicio social y ello implicaba estar en una edad muy cercana de los chicos con los que trabajábamos en tratamiento en externación, y muy lejos de la edad de sus padres o abuelos que fungían como sus tutores. Ello me ayudó a “enamorarme” del período adolescente de la vida, ya que es sumamente sensible y requiere que las personas adultas crean en ellos y les den una segunda oportunidad además de ser un acompañante en su proceso de crecimiento. También me gustó mucho manejar grupos con distintas perspectivas de vida, lo cual sigue siendo de mucha utilidad. 

Desde entonces hacía lo que ahora llamo “acompañamiento psicológico”, ya que como tal no era necesariamente una terapia, pero que en el sentido de la palabra servía para lo mismo: sanar.

Comencé a dar clases a nivel Universitario y con adolescentes de secundaria, lo cual combiné durante un buen tiempo. Trabajé como coordinadora de carrera con publicistas y comunicadores y tuve grandes enseñanzas de ese período de vida. Posteriormente me mudé de la ciudad y dejé  a los grandes para quedarme con los adolescentes en el tema educativo, como docente y orientadora educativa. Aunque en realidad no solo se trabaja con los alumnos, sino que hay mucho qué hacer con los padres de familia y con el cuerpo docente, pues siempre ha sido necesaria la colaboración desde las tres esferas para el mejor acompañamiento de los jóvenes, aunque desafortunadamente, no siempre se logra.

Alrededor del 2013 comencé un camino de aprendizaje de terapias alternativas a raíz de una situación familiar, lo cual me acerca y hace que me interese profundamente en la psicología transgeneracional, la descodificación de enfermedades, la terapia magnética del Dr. Goiz y últimamente en la física cuántica como estrategias para la terapéutica.

Estuve fuera del país un tiempo y es allí donde comienzo a dar terapia de manera virtual, un poco en la lejanía del entorno extraño es que surgen muchas ideas y comienzo con el camino de hacer publicaciones con temas relativos al crecimiento personal y a la psicología, con la intención de que fueran un apoyo confiable entre tantas cosas que se encuentra en internet y que no necesariamente son profesionales.

A l regresar a México inicié una Maestría en Aprendizaje, Congnición y Desarrollo Educativo (que concluí en marzo pasado), para darle continuidad a un maravilloso Diplomado en Neuropiscología Educativa que tomé en el 2018 y que me han permitido ejercer la profesión docente con una visión más desde las neurociencias, abriéndome a perspectivas tanto innovadoras, como más eficaces. 

Actualmente estoy al cien por ciento en la creación de talleres, cursos y conferencias, así como en la terapéutica. En ella practico un enfoque “integral” u holístico, ya que en la vida me he encontrado con otras perspectivas que al ponerlas en práctica en las sesiones terapéuticas los resultados son muy favorecedores. Respecto a los talleres y demás, desarrollo temas tanto para el área educativa como para el desarrollo y crecimiento personal, ya que a partir de la pandemia, parece ser que la gente comienza a darle importancia al cuidado de la salud emocional y mental.

Foto: cortesía Haylim Naranjo

ST: ¿Qué hace una asesora de vida Haylim? ¿Cómo ayudas u orientas a las personas? No sé cuál es el término adecuado…

HN: La intención de nombrarla asesoría de vida es que las personas se acerquen a un profesional que tiene conocimientos respecto al área psicológica, no por un curso o diplomado, sino por los 20 años de experiencia en distintas áreas, licenciatura, diplomados específicos y maestría que pueda aportar información, técnicas y perspectivas profesionales para su bienestar.

Las personas siguen siendo reticentes a llevar procesos terapéuticos, y desafortunadamente a veces se encuentran con personas sin ética que los timan y juegan con su salud emocional y mental. Hay muchas necesidades que no cubren los videos de YouTube o los retiros de coaching de 4 días, y que incluso pueden entorpecer o agravar sintomatologías psicológicas o relacionales.

Le nombro asesoría de vida, ya que se pueden tener sesiones en las que se traten temas específicos para salir adelante del período de vida en el que la persona se encuentra. ¿Es terapia? Sí, ya que ciñéndonos a la definición, es un proceso en el cual las personas aprenden de sí mismos y de lo que les pasa, pudiendo encontrar un beneficio o mejora personal.

Desde principios del 2019 lo realizo en línea y los resultados, además de tener la posibilidad de realizar este acompañamiento con personas que viven en otros estados, países e incluso otros continentes, han sido buenos para quienes lo toman.

Se llevan a cabo técnicas de terapia holística y psicoterapéuticas, lo cual se traduce en el beneficio a la salud mental de quienes optan por ello.

ST: Háblanos un poco de esta parte del crecimiento personal para docentes…

HN: Soy profesora desde 1999, y he tenido la oportunidad de trabajar en distintos niveles educativos. Estar frente a un grupo representa para mí una de las mayores responsabilidades en el mundo ya que una palabra, un gesto, una actitud o acción, tienen el gran poder de catapultar a las personas o bien, de sepultar su espíritu. No es cosa de solo presentarte frente a personas y hablar de lo que sabes, es ser el factor que permite que la vida de quienes tienes enfrente, tome un camino u otro. Ello implica que estar con personas remueve tus propios temas inconclusos o fallidos, o como los llama la gente, tus demonios internos. Esto sucede sin que te des cuenta y puede motivar respuestas completamente fuera de lugar.

Siempre he pensado que ningún profesor debería dar clases sin haber pasado antes por un proceso terapéutico. Pero eso no sucede.

Por otro lado, de marzo de 2020 a la fecha los docentes del mundo han estado sometidos, como muchos de los trabajadores, a una presión excesiva. Todo se ha vuelto sumamente estresante e incierto, lo cual solo incrementa la posibilidad de desestabilizar la vida mental y emocional de quienes estamos a cargo de los estudiantes del mundo.

Dado que el panorama no parece mejorar en el corto plazo, me doy a la tarea de compartir información que considero, a partir de la experiencia, que puede aportar a los profesores, puesto que si bien ha habido muchos cursos que deben tomar, no necesariamente terminan siendo aplicados de la mejor manera (sucede que la capacitación o el seguimiento no necesariamente están bien dados), y que el factor emocional, personal del profesor sigue estando fuera de los objetivos

Es real que la prioridad de la educación son los educandos, pero ¿y los que tienen la responsabilidad de tocar esas vidas, en qué momento se toman un tiempo para acomodar sus emociones y crecer de manera personal?

Es por ello que inicio este camino en el que pretendo compartir lo que sé, desde la psicología, la experiencia docente, la experiencia como orientadora educativa y en el trabajo con padres de familia, así como desde la Neuropsicología educativa, para que los profesores puedan estar mejor con ellos como personas, ya que además son padres, esposos, hijos, hermanos, amigos, etc.

Foto: cortesía Haylim Naranjo

ST: Ya casi para terminar Haylim, redes sociales, datos… ¿Dónde te pueden localizar para solicitar tu apoyo, concertar una cita o bien, obtener más información sobre estos temas tan interesantes?

HN: En Facebook tengo estas dos páginas activas:

Asesoría de vida: asesoría psicológica y acompañamiento emocional

Crecimiento personal para docentes

En Instagram me encuentran como: Haylim_n

En LinkedIn estoy como Haylim Naranjo

Por cualquier medio pueden contactarme por mensaje y con gusto respondo a la brevedad posible.

ST: Estamos en un momento clave en términos de comunicación digital y el cansancio que genera estar hiperconectados… ¿Nos darías tres consejos para manejar esto?

HN: Claro, es un asunto de chicos y grandes.

  1. Manejar tiempos diferenciados de tus actividades: trabajo/escuela/actividades fuera de línea. Dar espacio entre unas actividades y otras y de preferencia en el tiempo de conexión hacer pausas (descansar ojos, postura y actividad mental)
  2. Cuidar hábitos de sueño. Es necesario desconectarse para cubrir al menos 3 ciclos continuos (4.5 horas) aunque lo ideal son 5 ciclos. Para ello es necesario soltar los dispositivos
  3. Contactar con los humanos y la naturaleza: es necesario hablar, no textear. Reírse a carcajadas en lugar de solo poner emoticones. Tomar el sol y en la medida de lo posible hacerse cargo de una planta o una mascota. Le da sentido a la vida.
Foto: cortesía Haylim Naranjo

ST: ¿Algo más que quieras decirle a la comunidad de Suma de Talentos?

HN: Me parece que es un momento clave para tomar la responsabilidad de hacerse cargo de la salud emocional y mental, así como del crecimiento personal. Todos tenemos mucho potencial que a veces se queda en el olvido porque no sabemos que de manera inconsciente somos nosotros mismos quienes nos limitamos, por los aprendizajes de crianza y nos auto saboteamos, devaluamos o ponemos todo antes que a nosotros mismos, permitiendo malos tratos y experiencias sumamente negativas.

Creo que es una gran oportunidad para tomar en serio el acercamiento terapéutico ya que para estar bien con los demás, en cualquier ámbito o relación, primero es necesario estar bien con uno mismo.

Muchas gracias por la ventana y por el acompañamiento.

Vivir cada día, como una nueva aventura.

La semana pasada tuvimos el kickoff de nuestro podcast y lejos de “sufrir” el proceso, la verdad es que lo hemos disfrutado mucho. Ha sido un agradable recordatorio de que vale la pena vivir cada día como una nueva aventura, ¡porque lo es!

Enfrentarnos a nuevos retos con una actitud positiva y de apertura, ayuda mucho a sobrellevar la situación, porque es el proceso y no el resultado, lo que nos ayuda a descubrirnos a nosotros mismos.

Una de las preguntas que aprendí a hacerme antes de empezar algo nuevo es esta: “¿Qué es lo peor que puede pasar?”

Y con esa consideración hecha, cualquier otro resultado era bueno, de hecho, era mucho mejor que el peor escenario, ¿estamos de acuerdo?

Funcionó para mí. Durante mucho tiempo este ejercicio funcionó para correr riesgos y saltar a lo que consideraba “el vacío,” sabiendo cuál podía ser el golpe que podría darme.

Sin embargo, hoy por hoy, la pregunta que me hago antes de empezar un proyecto como este podcast, es: “¿Qué es lo mejor que podría pasar?”

La sensación cambia. La acción se realiza con esperanza y con emoción. Deja de ser un salto al vacío y se convierte en una aventura, en un viaje -literalmente- de descubrimiento personal y profesional.

Así que sea lo que sea que quieras hacer: empezar un nuevo negocio, dejar tu trabajo en el mundo corporativo y dedicarte a dar clases de tu especialidad, retomar tus estudios o reinventarte, ¡HAZLO!

Pregúntate lo que prefieras, imagina lo que te espera y da el paso que sigue. Roma no se hizo en un día. Así que un paso a la vez. Un día a la vez. Una tarea a la vez.

Aprendizaje continuo.

La única opción para la vida.

Algunas personas asocian el concepto “aprendizaje” con ir a la escuela o verse obligados a tomar cursos de cosas que simplemente no les interesan.

Sin embargo, el aprendizaje es por definición, cuando adquirimos conocimientos sobre algo, por medio del estudio, el ejercicio o la experiencia.

Sí, el aprendizaje está vinculado a las estructuras académicas que nos permiten adquirir conocimientos específicos. Pero aprendizaje también es saber utilizar una nueva App, el nuevo modelo de teléfono que adquirimos o saber movernos en transporte urbano, conectando rutas de metro y autobuses en una ciudad nueva para nosotros por ejemplo.

Aprendizaje es el proceso a través del cual adquirimos habilidades, destrezas, conductas, conocimientos y valores. Lo que significa que todos los días, desde que nacemos, estamos aprendiendo algo nuevo y no necesariamente tiene que ser en un estricto sentido académico.

Como podemos darnos cuenta, el aprendizaje forma parte de nuestra estructura para la supervivencia. Nuestras conexiones neuronales se fortalecen y se expanden cada vez que aprendemos algo nuevo, garantizando así nuestra capacidad de adaptación al entorno social y laboral y también, manteniendo sano nuestro cerebro.

Así que sea lo que sea que te llame la atención, sin importar la edad que tengas o los “obstáculos” que consideres que hay en el camino, enfócate en lo que quieres aprender. Hazlo a tu ritmo, sin presionarte y disfrutando el proceso, porque independientemente de que adquieras nuevas habilidades o conocimientos, la vida es un paseo, no una carrera contra reloj y vale la pena disfrutar cada paso que damos.

Aquí 10 razones específicas para seguir aprendiendo toda la vida:

  1. Aumenta tus habilidades
  2. Propósito y camino
  3. Pasiones y satisfacción de vida
  4. Empleabilidad
  5. Imperativo económico
  6. Liderazgo
  7. Transferibilidad
  8. Conciencia y perspectiva social
  9. Practicidad
  10. Longevidad

10 mayo 2021

La vida, aunque parezca la misma, es distinta para cada uno.

Compartir tiempo y espacio no significa compartir perspectivas y ahí radica la riqueza del ser.

Lo que para unos es intrascendente, para otros es el motor que los ayuda a seguir avanzando.

#SM #amor #vida #camino #SumaDeTalentos